lunes, 15 de diciembre de 2008

Un lío... de camisetas

Ante todo el revuelo que está provocando el partido de mi equipo en la liga, Caja Granada, quiero aprovechar mi blog dentro de la web de Fonsa Motor FS, para aclarar un poco lo sucedido y dar mi modesto punto de vista, ya que se están levantando comentarios suspicaces que pueden hacer aflorar ampollas, y en la web tan brillante que tanto se está currando Joselillo (gracias por el punto de encuentro que nos brindas), no me deja explicarlo como se merece y como quiero
Quiero que quede claro que lo que digo lo hago desde el respeto y con la intención de aportar mi granito de arena, para que entre todos, hacer que la liga de Úbeda, la envidia de los alrededores, siga creciendo.
Me sorprende el revuelo causado. Entre otras cosas, porque no había apenas gente en el pabellón, y muchos han sido los que se han animado a comentar. Ellos pueden comentar lo que vieron, y alguno de ellos lo habrán hecho, pero a buen seguro que muchos de los comentarios escritos han venido por parte de gente que no estuvo presente y que ha escuchado "la historia" por parte de otros.
Pero antes de entrar a detallar lo acontecido en el partido, quiero dar mi opinión respecto al tema camisetas. A raíz de lo sucedido, me he enterado que en la reunión de delegados se aprobó esa medida. Entre esos delegados se encontraba el de mi equipo, Diego, al que aprecio pero no me caso con él, ya que no veo la medida útil. Cierto es que se evitarían problemas asegurándose lo de las dos equipaciones, pero pienso que en ningún momento tendría que ser una imposición, ya que seamos realista, la mayoría de los equipos que disputamos la Liga, lo hacemos por la simple satisfacción que nos da bajar a jugar, y a comernos el ochio (aunque desgraciadamente esto último también nos lo han quitado); si a eso le sumas que la mensualidad de por sí ya es desorbitada, le añadimos que encima se exijan dos equipaciones, un equipo nuevo que se apunte, necesita un presupuesto que da miedo para cualquier patrocinador que se pueda animar en tiempos de crisis a financiar el deporte de la juventud, y de los no tan jóvenes. Pienso que con lo que se paga y se recauda, debería haber un juego de petos en el pabellón, para casos de emergencia
Leo con asombro que el partido empezó con 15 minutos de retraso; yo estaba vestido de corto y por lo tanto no llevaba reloj, pero no fue así. Ambos equipos saltamos al campo a la finalización del anterior ( con exhibición de Cuadros Balselli, que gran equipo). Tras los minutos de calentamiento, el árbitro indicó que así no se podía jugar el partido. El revuelo fue grande y entorno a la mesa, se reunieron ambos equipos. El árbitro dejó clara su postura de que así no se podía jugar, pero ambos equipos llegaron a un acuerdo, que en casos como éste creo que debería prevalecer. Pese a que hay una ley que dice que en casos como éste se da el partido por perdido, el rival (Fincas Barba) demostró tener cordura y señorío en pleno desconcierto. Y es que no disputarse un partido porque ambas camisetas sean azules, deja un poco en evidencia, bajo mi punto de vista la finalidad de nuestra Liga; lejos de poner impedimentos, los delegados del rival (desde aquí, gracias por todo), dejaron claro que el partido se jugara y que el resultado final era el que tenía que prevalecer, sea cual fuera el devenir del mismo, y que si se producía una derrota, la aceptarían como tal. Podrían haberse amparado y decir que se echaba la tan detestada pachanga, pero no fue así, y los valores del deporte prevalecieron, y yo creo que lo que ganó fue eso, el deporte. Así que no fueron 15 los minutos de retraso, ya que tras cinco minutos de diálogo, el partido dio comienzo, dejando bien claro el árbitro que si no distinguía a los equipos suspendía el partido. Lo que llegó a los 15 minutos fueron los petos, y no se pusieron sobre la marcha, ya que ningún equipo se confundió. Aprovechando un saque de banda, se puso fin al esperpento, nos colocamos los petos, y asunto arreglado, el partido se jugó con normalidad, y por fin, Caja Granada estrenó su casillero de victorias
No entro a valorar agravios con otros equipos; se comenta que a Los Pontoneros le han dado un partido por perdido por incomparecencia. Sólo diré que pese a lo que digan, Caja Granada no tiene trato de favor. Sin ir más lejos, yo he sufrido el mismo castigo. El año pasado en Mayo y en plenos exámenes, no fui un domingo a jugar. Me llamaron diciéndome que estábamos 3; tardé cinco minutos en bajar, pero al pasar el tiempo estipulado, nos dieron el partido como no presentado, así que no vean fantasmas donde no los hay
Antes he dicho que no me caso con nadie, y he criticado a mi delegado Diego, pero desde aquí, e intuyendo que esto será leído por parte de los foreros de la Liga, quiero romper una lanza a su favor. Diego es uno de los emblemas del Grupo Deportivo San Miguel, lleva toda la vida trabajando por este proyecto, y no podemos perder la perspectiva y criticar a la gente a la que gracias a ellos, y a otros muchos, podamos disfrutar del grupo deportivo que tenemos. Humildemente, creo que por parte de unos pocos se ha creado una caza de brujas, y en el anonimato que da el foro, la gente se aventura a criticar por criticar. Atacar a Diego, a Calvente, al Malagueño, al Lechero, a Guille... eso está fuera de lugar, ya que un pueblo que olvida su pasado nunca tendrá futuro.
Ya que estoy aprovechando esta entrada a analizar los problemas de la liga, quiero entrar a detallar la polémica con los arbitrajes. No podemos exigirles que no se equivoquen. No olvidemos que es una liga de aficionados, al igual que no se nos puede pedir a nosotros que dejemos de maltratar el balón, que no erramos pases, que no fallemos goles cantados, que un ojo de halcón de el veredicto fidedigno ante las jugadas de moviola... pero cierto es que la actitud de alguno de ellos no es la apropiada. Pitar es muy complicado; yo pité algún partido hace años en la Patera y no se disfruta, pero yo creo que todos debemos aceptar los fallos. Mi ejemplo del buen árbitro son y no se rían, el Malagueño, Aragón y Manolo Cano; se pueden equivocar como el que más, pero siempre desde el respeto; cuando lo hacen es sin ánimo de lucro; nunca tienen un mal gesto, ni una mala cara, ni una amenaza. Ante ellos, la crítica no tiene cabida, ojala que creen escuela
Y en principio esto es todo lo que creía aclarar, espero no haber dejado nada en el tintero y no haber herido la sensibilidad de nadie. Pero ante todo, lo que no tenemos que hacer es perder el sentido común y perder el rumbo; no nos olvidemos que este año, sin ir más lejos, el Racing de Santander jugó en Heliópolis con la equipación del Betis; si ellos lo hacen, creo que nosotros también podemos hacerlo, para intentar hacer de ésta, la Liga de las Estrellas
Un abrazo a todos los foreros; nos vemos en el poli, esperemos que en el bar y con un ochio con chopped de la Mari

2 comentarios:

Don Pimpón dijo...

Ni Paco Gómez Romer, oiga usted!

isi dijo...

Bueno,una vez leida tu explicacion queda claro que reinaron las leyes de la lógica,pero el problema viene cuando las cosas se hacen bien despues de haberlas hecho mal con otra gente.Yo particularmente he visto dejar sin jugar a un jugador de Canalizaciones Ubeda porque su camiseta,aun siendo del mismo color que la de sus compañeros,no era exactamente igual.
Por eso entiende Juan,que hechos como los ocurridos el pasado sábado despierten la indignacion entre los que hemos visto injusticias absurdas que precedieron a vuestro partido,y mas aun cuando se ve involucrado un equipo como el vuestro,sobre el que pesa un claro favoritismo por parte de la direccion del Grupo Deportivo,al menos en cuanto a horarios se refiere.
Espero no te moleste mi opinion acerca del caso y te deseo mucha suerte con el MIR.