jueves, 13 de agosto de 2009

Daniel Jarque González


El corazón tiene motivos que la razón no entiende. Toda una vida forjando un sueño en post de un balón, no ha impedido que las fábulas de un joven deportista se hicieran añicos. Dicen que las pesadillas pueden ser hermosas porque acaban en el momento en que se abren los ojos a la realidad, pero cuando esa realidad es cruda y hostil, inesperada y fugaz, esa esperanza que da el comprobar que todo lo vivido no era más que una presa de ese mundo onírico que nos envuelve, el dolor se hace latente y empieza a ser el motor de nuestros actos.

Daniel Jarque González (Dani Jarque para los amantes de ese deporte Rey que mueve a toda una sociedad), no es más que un número más en esa lista de desamparados para los que la vida no tiene preparada una segunda oportunidad. Esa vida cruel que siempre termina matándonos, no hace distinciones, no entiende de razas, de élites ni de edades, es feroz como ella sola, y su hambre voraz hace que el resto de afortunados que tenemos el privilegio de vivir cada día el primer día del resto de nuestras vidas, nos replanteemos las trivialidades que nos tienen inmersos en problemas y desesperanza. Todos los días un buen número de jóvenes entran en ese descanso eterno, desangrando sus esperanzas y sueños de futuro inmersos en lo inesperado de la fatídica visita. Desde que el mundo es mundo, así ha sido y así será, es una realidad que nos acompaña y de la que parecemos empeñados en darle la espalda, una verdad latente que pese a ello, no podemos comprenderla. ¿Por qué todos los días un buen número de Dani Jarques, de Antonio Puertas,… dejan este mundo sin la oportunidad de dar su opinión?

Dani Jarque era un hombre silencioso, de esos que aparece sin hacer ruido; su eclosión en el mundo del fútbol ha sido lenta pero segura, consumiendo cada etapa de una vida intensa a la par que efímera, degustando cada paso, cada logro, cada meta, como si supiera el destino que le esperaba al doblar esa fatídica esquina llamada melancolía. Jarque tenía prisa por conocer este mundo, y en 1983 no aguantó ni un día para irrumpir en él. Su infancia se forjó en el seno de una familia perica que lo acogió como a un hijo pródigo, desde que a los 12 años decidiera probar suerte con el filiar del patito feo de la Ciudad Condal. Con 19 años, un púber Dani Jarque tomaba la alternativa en Primera División con el equipo de toda su vida, ante el Decano del fútbol español, una efeméride que tras su pérdida parece ganar importancia. Jarque ha sido siempre esa eterna promesa, un ejemplo para los menores. Un hombre de profundos valores y fuertes convicciones, que le han hecho erigirse como el capitán de una masa social que sueña en azul y blanco, el elegido para portar el brazalete de la señera en el estreno de un Estadio, el de Cornellá, que parecía estar esperando a que su hijo póstumo fuera el protagonista de los flashes iniciales, cuando escoltado por Gerrard inauguraba el nuevo sueño del españolismo, 6 días antes de un final que aún no estaba escrito y que nadie era capaz de imaginar.



Como futbolista conoció de primera mano la gloria del triunfo con la Copa del Rey en 2006 ante el Zaragoza, pero también dio de bruces con la amarga miel de la derrota, en aquella épica final de la Copa de la Uefa en Glasgow ante el Sevilla del también malogrado Puerta, en uno de esos partidos que son una antología del fútbol, en los que por desgracia uno de los contendientes tiene que perder.



El 8 de Agosto, todos fuimos Jarque por unos momentos. A un chaval joven, deportista, sano, experto en zafarse en arduos duelos con los mejores pistoleros de la Liga y en el pleno esplendor que suponían sus 26 años, se le escapaba la vida mientras hablaba con su novia (paradojas de la vida embarazada de 8 meses). Sin avisar, como era lo típico en el bueno de Jarque, su hipertrofiado corazón forjado a base de esfuerzo y sacrificio, dijo misteriosamente basta. Una asistolia no desfibrilable sesgaba la vida de un joven mientras en el descanso del guerrero en Coverciano, Italia, siendo inútiles los esfuerzos de un equipo médico que se volcó en reanimar al bueno de Jarque.


Religión y ciencia son polos opuestos que a veces se dan la mano ¿Quién responde a esta repentina e inexplicable muerte? ¿Quién es el responsable? ¿Una Medicina que vela por el bien de los deportistas, que pasa continuos chequeos médicos y que con sus avances intenta captar enfermedades en estadío presintomático? ¿O el capricho de un malvado destino que se burla de la lógica del ciclo vital? Un poco de Ciencia aleja de Dios, pero mucha Ciencia devuelve a él. Está claro que algo está fallando en el sobresaturado marco del deporte actual: Foé, Feher, Puerta… son algunos de los nombres que forman una lista negra en la que nunca debieron aparecer. Jóvenes deportistas, dueños de un mundo que creían suyo, que perdieron la vida en directo, en ese tapete verde que es un campo de fútbol. Misterios que tienen que ser un estímulo para que la Ciencia avance hacia el progreso. Todo progreso comienza tras una pregunta: ¿Por qué? Esa es la incógnita que médicos y científicos deben (o debemos) responder; un esfuerzo que debe de ser secundado por el millonario mundo del deporte, que debe de prestar medios físicos y económicos para el avance, y no gastar tan sólo en rutilantes estrellas que hacen olvidar ausencias como la de este perico que siempre será recordado en la cima de esa montaña mágica que es Montjuic. Se hablan de estudios genéticos como la solución a un problema desalentador del que esperamos, el bueno de Daniel Jarque González, sea el último integrante. Sea como fuere, gatear es el primer paso hacia aprender a caminar. Que esta pérdida no haya sido en balde…


D.E.P Jarque



"El tiempo siempre nos gana la partida, la pregunta es, ¿cuándo?"

12 comentarios:

sentir1907 dijo...

Fué una auténtica pena españa entera te ha llorado dani , siempre estarás en las retinas de todos los amantes al fútbol .En mi nombre y en el del real betis balompié nuestras más sinceras condolencias al espanyolismo y a su familia .Descanse en paz

www.sentir1907.blogspot.com

Jorge dijo...

Muchas gracias por su comentario
el mundo del fútbol unido

Guim dijo...

Descanse en paz nuestro eterno capitán

futbollium dijo...

Lo de Jarque ha sido un mazazo para el club espanyolista , pero tanto el club como el resto de equipos y aficiones han respondido de una bonita forma .

Unsaludo

Josep Garcia i Ruiz dijo...

Muchas gracias por tu comentario espero que las firmas durante este fin de semana se incrementen ya que el lunes se cierra el cupo. Un fuerte saludo y gracias de nuevo.

Antonio Caballero dijo...

la pena es que sólo estas cosas sirvan para unir a aficionados de todos los conjuntos...

Es una gran pérdida...

JARQUE D.E.P.

un saludo

goles de la liga dijo...

olaaa, en este caso no hay colores, D.E.P. Dani.

si te interesa un cambio de links me tienes en www.golesdelaliga.blogspot.com dimelo si quieres y lo hacemos.

Anónimo dijo...

La verdad es que no sabemos valorar a alguien hasta que perdemos la opción de hacerlo. Era un buen jugador, un tio con expectativas al cual nunca podremos volver a tener la opción de valorar como tras este momento lo estamos haciendo. Mi más sincero pésame a este españolismo huérfano de quizas uno de sus mejores capitanes. BURGOA

Bender dijo...

Por encima de todo, era un buen tío.
DEP Jarque!

Sílvia dijo...

Hola!
Una tragedia. Sólo nos queda recordarlo como el gran jugador que fue.
saludos
Sílvia

goles de la liga dijo...

ola, pues ya estas en mis links tu tambien.

D.E.P Dani Jarque.

Albert Olivé dijo...

Ahora con los pasos de los meses he encontrado tu blog a través del de la Penya Sempre Pericos l'Empordà. Solo me queda que felicitarte por el gran post que publicaste.
Muchas gracias y aunque haya pasado ya mas de cuatro meses y el proximo viernes no pueda cumplir los 27, Dani Jarque siempre estará en nuestras mentes y nuestros corazones.
Descansa en Paz Dani!